El Primer Equipo deja vivo al Estudiantes y suma un nuevo empate que sabe a poco

El Primer Equipo deja vivo al Estudiantes y suma un nuevo empate que sabe a poco

El Atlético Cañada consiguió sumar un punto (1-1) en el derbi del pasado sábado contra el Estudiantes de Alcorcón. Un empate que se queda corto, pues el Atlético Cañada dominó todas las facetas del juego y llegaron a realizar hasta 17 tiros al arco local.

El equipo de Miguel Ángel entró al campo muy activo y con las ideas claras para enfrentarse a un rival al que habían estudiado durante toda la semana. Pablo, Gastelu y Alonso se medían a su exequipo, el Estudiantes de Alcorcón, y los tres estuvieron a la altura de lo esperado. El equipo conseguía salir cómodo desde atrás, con un Pepe que en la primera parte apenas tuvo trabajo. Cuando el equipo avanzaba, el equipo local apretaba con muchos hombres en la zona de balón, pero los visitantes conseguían sortear la fuerte presión moviendo rápido la pelota, especialmente a las bandas con Pablo y Gastelu, aunque las ocasiones no llegaban a concretarse.

La defensa, formada por Fer, Sergio, Edu y Gordo, se mostró muy segura durante todo el partido y apenas concedieron ocasiones a los rivales, que contaban con jugadores físicamente muy poderosos.

A pesar de las numerosas ocasiones claras de los rojiblancos, la pelota no entraba y el partido se fue en tablas al descanso. Un 0-0 que ya sabía a poco para el equipo de Miguel Ángel, que había tenido el hándicap del viento en contra durante la primera mitad.

La segunda mitad seguía la misma tónica que la primera, ya con aire a favor, pero con un dominio del Atlético Cañada que no cesaba y aunque no llegaban las ocasiones a concretarse en gol. Se retiró Alonso y entró Sayago al partido.

El guión de la película cambió en el minuto 50 de partido, donde el Estudiantes hizo daño con la única arma que le quedaba, el balón parado y sumar todas sus torres al remate. Un balón pasado desde el flanco izquierdo propició un derribo dentro del área que el colegiado interpretó como penalti. Javi Cano, máximo goleador rival, engañó a Pepe y puso por delante a los locales.

El gol, lejos de debilitar a los rojiblancos, los espoleó todavía más, hasta que en el minuto 60 Kiko lograba el gol del empate, no sin hacerse de rogar. El conjunto rival movía ficha para intentar crear algo de peligro, pero el Cañada se mostraba impasible, cerrando toda posibilidad de ataque del Estudiantes.

Sin embargo, en una jugada aislada, un balón largo a la espalda de la defensa, Pepe conseguía salvar un uno contra uno, con tan mala suerte que el rechace cayó en los pies del ‘9’ de los locales, que, sin portero bajo palos, estrelló el balón en el larguero. Asimismo, el equipo de Miguel Ángel seguía en su misma tónica y creaba peligro en cada llegada al marco local. De esta manera, Gordo, de falta directa, estrelló también un balón al larguero, y el rechace tampoco pudo acabar en gol.

Finalmente, el partido acabó en tablas, con la sensación de que el partidazo de los visitantes les dio muy poca recompensa, pero sabiendo que con este nivel de juego tienen muchos partidos por ganar.

Un punto más fuera de casa que el primer equipo deberá hacer bueno el próximo domingo 24 de noviembre a las 16:00 en el Alfredo Cenarriaga, donde se medirá al Pozuelo de Alarcón, actualmente líder de la categoría. ¡Os esperamos!

Comparte
Facebook
Twitter
Instagram