Miguel Ángel Núñez, entrenador del Primer Equipo: “El equipo está recogiendo los frutos del buen trabajo que realiza en cada entrenamiento”

Miguel Ángel Núñez, entrenador del Primer Equipo: “El equipo está recogiendo los frutos del buen trabajo que realiza en cada entrenamiento”

48 puntos, de las diez últimas jornadas ha ganado todo menos una y a sólo dos puntos de liderar la clasificación. Esta es la situación en la que se encuentra el Primer Equipo.

Hemos charlado con su entrenador, Miguel Ángel Núñez, quien representa no sólo el emblema del Atlético Cañada, sino valores tan importantes en el fútbol como la pasión, el sacrificio y el esfuerzo. 

 

¿Qué es el fútbol para Miguel Ángel?

Pues tengo la suerte de poder disfrutar cada día de mi pasión y me considero un afortunado por poder dedicarme profesionalmente a ello.

 

¿Qué estilo o tipo de fútbol te gusta más?

Me gusta todo aquello que se hace bien, tratando de ejecutar una idea en la que cree un equipo, ya sea más combinativa o más directa. Y prefiero los equipos que tratan de llevar el protagonismo del partido y saben interpretar lo que se pide en cada momento.

 

¿En qué te fijas para seguir creciendo?

Sobre todo, en lo que tengo alrededor. Cada año se incorporan a nuestra Escuela entrenadores jóvenes, que traen aire fresco, nuevos métodos, nuevos enfoques y que van enriqueciendo todo aquello que vas aprendiendo con los años.

Y también me gusta indagar en lo que se hace fuera (otros clubes, otras categorías, otros deportes), por muy alejado que sea de nuestro entorno, porque muchas cosas se pueden luego adaptar a lo nuestro.

 

¿Quién es tu referente?

Desde que debutó en el Barcelona como jugador, soy un apasionado de Guardiola. Ya antes, me gustaban las ideas de Cruyff, pero creo que la manera de entender el fútbol dio un vuelco con Guardiola. No se trata de jugar más o menos combinativo, sino de llevar el peso, interpretar lo que está ocurriendo y provocar que suceda lo que a ti te interesa.

 

Si tuvieras que definirte como entrenador, ¿qué dirías?

Prefiero que me definan los demás. A mí me gustaría ser exigente, metódico, paciente y perseverante, pero no sé si siempre lo consigo. Con el paso de los años creo que he perdido “carácter”, pero creo que he ganado mayor reflexión y capacidad para intentar motivar y para adaptarme a las circunstancias.

 

¿Cuándo llegas al Atlético Cañada?

Tras el acuerdo de filialidad entre el TrivalValderas y el Atlético Cañada en 2013, resulta que el primer equipo se quedó sin entrenador en la siguiente temporada (2014-15). Era un año importante, porque significaba la consolidación del proyecto de filialidad y necesitábamos un entrenador de la casa para el primer equipo. Alguien que conociera ya el trabajo que veníamos realizando en la Escuela y estuviera dispuesto a darle continuidad en el Atlético Cañada. Tras un par de ofrecimientos, que rechazaron la propuesta, lo pensé y me decidí a coger yo mismo el equipo.  

 

El fútbol de aficionados de Madrid se caracteriza por ser modesto y humilde, ¿te identificas con esos valores?

Si alguien que entrena en Segunda Regional no se identifica con esos valores, igual está en el lugar equivocado.

 

El Primer Equipo se encuentra en segunda posición a sólo dos puntos del primer clasificado, ¿qué valoración haces?

Está siendo una temporada muy satisfactoria y el equipo está recogiendo los frutos del buen trabajo que realiza en cada entrenamiento. Un equipo muy joven, pero a la vez ambicioso, que no se conforma y que cada día quiere más. Ahí está la clave de todo.

 

¿Es importante empezar bien la temporada? ¿Cómo ha cambiado el equipo respecto a esas primeras jornadas?

Es importante empezar la temporada teniendo claro dónde estás, quién eres y dónde quieres llegar. En nuestro caso, había que empezar casi de cero, por lo que había que asentar muchos conceptos, cohesionar el grupo e ir adquiriendo rutinas que más adelante serían importantes. Que los resultados no llegaran tan pronto como a todos nos gustaría, no supuso ningún lastre, puesto que el equipo tenía claro los pasos que iba dando. Esa madurez para seguir trabajando con seriedad, exigencia e intensidad, a la espera de que llegara “nuestro momento” está siendo clave también ahora que los resultados nos acompañan y que no deben alejarnos de lo que realmente importa: el trabajo diario.

 

¿Cómo afrontáis el resto de temporada? ¿Qué partidos más complicados os quedan por delante?

Queda todo aún. Es importante disfrutar de lo que estamos viviendo, pero de aquí al final puede pasar aún cualquier cosa, puesto que todos los enfrentamientos entre los equipos de arriba faltan por llegar. Por eso no me canso de repetirles que disfruten de lo que están viviendo. El resto, si llega, lo disfrutaremos al máximo. Y si no llega, nos habrá dejado recuerdo imborrable.

 

¿Cuál es vuestro punto fuerte?

La plantilla. Tener una plantilla larga, con jugadores implicados y comprometidos, sea cual sea el rol que le toca a cada uno en cada momento. Y que todos se sienten parte IMPORTANTE del mismo EQUIPO. Y que son capaces de disfrutar de cada entrenamiento.

 

¿La motivación gana partidos? ¿Cómo motivas tú al Primer Equipo?

El trabajo gana partidos. Si no estás motivado, difícilmente te vas a implicar en trabajar bien. Y la actitud multiplica el trabajo. Con una baja motivación, es imposible que tengas la actitud adecuada para trabajar bien.

Y creo firmemente en el trabajo formativo. Considero que mi labor es intentar que sean ellos mismos los que quieran dar cada día su máximo. Me encanta esa labor psicológica de ir “enganchándolos” a esa idea. Si llego a un entrenamiento o a un partido y veo que mis jugadores “necesitan” que yo los motive, considero que no estoy haciendo bien mi trabajo.

 

Vemos que el cuerpo técnico se completa muy bien, ¿qué dirías de cada uno de ellos?

Pues eso mismo, que somos un cuerpo técnico que se complementa muy bien. Me encanta rodearme de gente que sea capaz de llegar donde yo no llego. De aportar lo que yo no puedo o no sé. Porque cuanto más sumemos entre nosotros, mayor será lo que podamos aportar a nuestros jugadores. Y además, nos ayuda a seguir creciendo nosotros, aprendiendo el uno del otro. 

Iván es energía. Cada año crece más como profesional, pero lo mejor es cómo lo transmite y la manera de enganchar a los jugadores para que se esfuercen al máximo.

Fernando es el detalle. No se le escapa ni uno. Ya sea unos hielos para que el agua no esté caliente en verano, el color de la equipación de los porteros, la sanción de tal jugador o si tiene ficha A o B, las estadísticas de nuestro equipo y todo aquello que pueda sumar.

Para mí, un lujo tenerles a los dos.

 

¿Crees que al final de temporada el equipo podrá llegar a estar entre los dos primeros y poder conseguir el sueño de todos?

Si lo supiera, dejaría de ser una motivación el intentarlo. Es un sueño. Es nuestro sueño. Y trabajaremos para intentar lograrlo, porque ya se sabe, hay que tener mucho cuidado con lo que se sueña, porque a veces, los sueños se cumplen.

Comparte
Facebook
Twitter
Instagram